Patria Nueva

Hacia la consolidación de la Independencia

Una vez liberada Santiago, los patriotas convocaron a una asamblea de notables (15 de febrero). En ella se decidió que San Martín asumiera el mando del país, pero el general no lo aceptó y propuso en su lugar a O'Higgins, quien ocupó el cargo de director supremo el día siguiente.
Una de sus primeras medidas fue organizar un ejército para enfrentar a las fuerzas realistas atrincheradas en Talcahuano, luego de Chacabuco. Además, liberó a los revolucionarios prisioneros en Juan Fernández.
O'Higgins continuaba su gobierno, cuando en enero de 1818 desembarcó en Talcahuano Mariano Osorio, junto a 3.000 soldados, enviado por el virrey Joaquín de la Pezuela (sucesor de Abascal). Ante el arribo de nuevas fuerzas realistas al país, O'Higgins proclamó en Talca la Independencia de Chile el día 12 de febrero de 1818, para demostrar a los realistas la firme convicción de los criollos por su emancipación.

Enfrentamientos de 1818

Tras la declaración de Independencia, los patriotas acamparon en el norte de Talca, en donde fueron atacados por los realistas durante la noche del 19 de marzo de 1818. El enfrentamiento fue conocido como Sorpresa de Cancha Rayada, y en él los españoles lograron dispersar las fuerzas comandadas por O’Higgins (que quedó herido), las que arrancaron desorganizadamente hacia Quechereguas para encontrarse con San Martín.
Por su parte, Mariano Osorio comenzó una marcha a la capital, y en sus cercanías se encontró con las fuerzas patriotas comandadas por San Martín, enfrentándose en la batalla de Maipú (5 de abril de 1818). El enfrentamiento dejó victorioso al ejército criollo.

La guerra a muerte

Como consecuencia de la batalla de Maipú, las fuerzas realistas se retiraron al sur, concentrándose en Valdivia y Chiloé. Además, en Santa Bárbara se organizaba un grupo de tropas heterogéneas (mapuches, cuatreros, hacendados y el bajo clero de la zona) bajo el mando del capitán Vicente Benavides. Estas fuerzas recibieron por mar la ayuda del virrey del Perú.
Enterado de estos movimientos en el sur, O'Higgins envió tropas comandadas por Ramón Freire, dándose inicio a los enfrentamientos que forman parte de "la guerra a muerte" (1819), la que se caracterizó por la crueldad de ambos bandos y que terminó en octubre de 1821, cuando el coronel patriota Joaquín Prieto derrotó a Benavides en el combate de Vegas de Saldías (en la provincia de Ñuble).
A pesar de la muerte de Benavides, hasta 1824 siguieron algunas escaramuzas contra los indígenas, que acordaron la paz con el gobierno chileno al año siguiente.

Formación de la fuerza naval

Para proteger navalmente el largo territorio de la naciente república de Chile y continuar con la Expedición Libertadora hacia el Perú, Bernardo O'Higgins y su ministro de Guerra y Marina, José Ignacio Zenteno, comenzaron a comprar barcos a Inglaterra y Estados Unidos.
La base de la Primera Escuadra Nacional la constituyó el bergantín Águila, capturado después de Chacabuco. A él se agregaban la fragata Lautaro, adquirida en Inglaterra, y otras tres embarcaciones compradas en 1818. Más tarde se capturó la fragata española María Isabel, que fue rebautizada como O´Higgins.
En junio de 1819, llegó a Chile lord Thomas Cochrane, uno de los más célebres marinos ingleses, quien logró apoderarse de Valdivia -aún en manos españolas- quedando bajo la soberanía nacional (enero de 1820).

La Expedición Libertadora del Perú

En enero de 1820, el rey Fernando VII se enfrentó a una revolución liberal militar que estalló en Cádiz bajo el mando del general Rafael Riego. Como esas tropas que se sublevaron venían a América, y ya no lo harían, O'Higgins decidió apresurar el envío de la Expedición Libertadora al Perú, la que zarpó el 20 de agosto de 1820 desde Valparaíso, comandada por lord Cochrane y conformada por 23 barcos y un ejército con cerca de 5.000 hombres (al mando de San Martín).
El enfrentamiento entre patriotas y realistas en el virreinato fue muy positivo para las fuerzas libertadoras, ya que la Escuadra se apoderó el 5 de noviembre de 1820 de la fragata Esmeralda (luego rebautizada Valdivia), mientras que San Martín logró que José de la Serna (nuevo virrey) pactara su retirada, lo que permitió apoderarse de la capital virreinal sin resistencia alguna. El 28 de julio de 1821 se proclamó la Independencia del Perú.

Fin del Gobierno de O´higgins

En 1822, se promulgó una nueva Constitución, que reemplazó a la provisional de 1818. Entre sus principales puntos destacó que la duración del cargo de director supremo sería de seis años, pudiendo O’Higgins ser reelecto por un período de cuatro años más.
En noviembre de 1822 se formó, en Concepción, un movimiento opositor - encabezado por Ramón Freire-  que no reconocía la legitimidad del gobierno de O´Higgins. Ante el temor del estallido de una guerra civil, el 28 de enero se congregó en Santiago una asamblea que exigió la renuncia del gobernante. Tras una reunión a puertas cerradas en el edificio del tribunal del Consulado, O'Higgins prefirió evitar la confrontación y accedió a renunciar, autoexiliándose más tarde en el Perú.
En su reemplazo quedó una junta compuesta por tres miembros y un secretario: Agustín Eyzaguirre, Fernando Errázuriz, José Miguel Infante y Mariano Egaña.

 

 

 

 

Última actualización: Mayo 2012
Email:nsalazar@antukelu.cl